Plena Proyectos

Logotipo white
LOGO N

¿Qué debo tener en cuenta en la rehabilitación de la fachada? Las 4 claves.

Los factores a tener en cuenta en una rehabilitación de la fachada.

En aquellos días en los que las lluvias, humedad y frío aprietan, la comodidad en el hogar o en la propia oficina puede verse alterada. Por lo general, la razón no viene de adentro, sino de afuera. Son muchos los factores que alteran la cubierta de un edificio, por lo que su desgaste se acentúa con mucha facilidad.
Vamos a ver las principales consecuencias que nos obligan a la rehabilitación de la fachada, así como los principales puntos a analizar antes de llevarla a cabo. ¿Estáis preparados y preparadas? ¡Vamos allá!
rehabilitación de fachada de edificio

¿Qué problemas nos obligan a contratar un servicio de rehabilitación de la fachada?

Sabemos que recurrir a una rehabilitación de la fachada y, en definitiva, a cualquier tipo de obra, no es plato de buen gusto. Es un proceso largo y hay que dedicarle tiempo. Sin embargo, tener la cubierta de nuestro edificio nos traerá sólo beneficios para nuestra comodidad en el interior.

Aquí tenéis algunas de las pistas que pueden hacer que salten las alarmas para intervenir en el exterior de tu inmueble.

Presencia de grietas y fisuras

La existencia de grietas en las fachadas de los edificios son síntomas de una mala construcción en sus cimientos, que acaba por acrecentar la aparición de estos elementos. También puede deberse a movimientos sísmicos esporádicos que hayan dañado la superficie y, con ello, su integridad.

Conviene saber si se trata de una grieta o una fisura, puesto que la segunda es más superficial y puede llegar a tratarse con la aplicación de algún material de relleno.

Humedades

Como derivación de las grietas, se puede filtrar agua de lluvia en el interior. Estas humedades acaban por traspasarse a las paredes de las habitaciones o salas, creando malos olores y deformando la estructura. Las humedades también pueden aparecer directamente por el uso de materiales defectuosos o no impermeables.

Suciedad y microorganismos

Siguiendo el hilo de consecuencias estructurales después de las humedades tenemos la aparición de microorganismos. Ya sean hongos, moho o incluso líquenes y algas, la salud de la fachada puede quedar muy mermada por la actuación de estos microbios.
En estos casos, se debe actuar muy a tiempo para que la cubierta sufra el menor daño estructural. Para eliminarlo, siempre habrá que acabar con la humedad primero, lugar donde nacen.

Vibraciones

Un movimiento sísmico de cierto nivel o con una prolongación considerable puede provocar la aparición de grietas en la estructura. En zonas en las que los movimiento de placas tectónicas es algo habitual, conviene tener una revisión periódica de las superficies y cimientos en los inmuebles.

Si la inspección revela que se han producido grietas profundas, es momento de actuar y solicitar una rehabilitación de la fachada del edificio que tenga en cuenta estos fenómenos naturales.

Desgaste de la pintura

Hay que entender que la pintura tiene una doble función: estética y protectora. Con el paso del tiempo y la acción de los agentes metereológicos, los químicos de su compuesto acaban por desaparecer o perder funcionalidad. Cuando esto sucede, la película protectora que disponía el exterior del edificio queda anulada.

Comprar pintura de calidad y aplicar las capas uniformemente es la mejor prevención que puedes darle a la cubierta de inmueble.

Desconchones en la pared

Estas deformidades tan habituales en el los exteriores de las viviendas antiguas suponen un punto débil por el que se filtra el agua, creando las tan odiadas humedades. En estos casos, es mejor terminar de retirar toda la pintura y pintar de nuevo todo el exterior con un compuesto más resistente a los factores metereológicos.

Problemas como este surgen por el “caleo”, cuando la pintura pierde ciertos elementos de la pigmentación y empieza a secarse, descomponerse y a fragmentarse con el más mínimo roce.

Comprar pintura de calidad y aplicar las capas uniformemente es la mejor prevención que puedes darle a la cubierta de inmueble.

¿Qué analizar antes de empezar una rehabilitación de la fachada?

La fachada de tu hogar o del edificio donde se encuentra tu empresa se ve afectada a lo largo del tiempo por varios factores que analizaremos más tarde. Esto hace que la rehabilitación de la fachada se tenga que anticipar más de la cuenta. Sin embargo, antes de ponerse manos a la obra y a montar andamios, hay que analizar varios puntos:

El estado actual del exterior del edificio

Sabemos que la cubierta está falta de una renovación, pero, cómo de grave es la situación. Hay que tener presente la cantidad de desconchones y grietas que posea y evaluar su evolución. Este último elemento es el más relevante en nuestro estudio. Las grietas suponen una apertura a los factores externos y se ensanchan con facilidad con vibraciones de todo tipo.

Conocer el estado actual de la fachada nos ayudará a conocer la cantidad de materiales y herramientas de los que disponer. Por otro lado, también pondrá en evidencia las zonas que requieren especial atención y precaución.

Analizar la pendiente del área

La pendiente del edificio y de su correspondiente exterior es un factor muy crucial para la rehabilitación de la fachada. Esto afecta a la conexión con los diferentes sumideros de agua que tenga tu casa o negocio. 

Cuando el grado de inclinación es óptimo no habrá nada de lo que preocuparse. En caso contrario, tendremos que detectar los puntos de fuga y solventarlos de la mejor manera posible.
rehabilitación con andamios

La capacidad de aislamiento de la superficie

Como decíamos al comienzo de este artículo, la principal función de la fachada es la de proteger el interior. El ambiente externo condiciona en gran medida los habitáculos del edificio. Teniendo esto en mente, lo mejor será que durante el proceso de rehabilitación de la fachada se consideren materiales apropiados para el aislamiento térmico de la vivienda.

En el caso de los edificios antiguos, este aislamiento no existe. Debido a esto, en el momento de la renovación de la cubierta, se deberá plantear una reconversión completa en la que sí se usen materiales para ello.

Los factores meteorológicos habituales de la zona

No olvidemos los factores metereológicos que acentúan el desgaste del exterior del inmueble. La humedad, el viento y los diferentes microorganismos que pululan por el ambiente de la zona dictarán los materiales a emplear en la obra.

En áreas donde la humedad se hace presente todo el año, no es recomendable el uso de químicos en las fachadas. Esto se debe a la facilidad que hay para que se disuelvan los componentes y a su consecuente pérdida de eficacia. Por ello, las soluciones químicas se emplean siempre en zonas secas, con ausencia de precipitaciones.

Pasos a seguir para la rehabilitación de la fachada

Ya sabemos detectar las causas que pueden hacer que nuestra casa o edificio requiera de una renovación de su cubierta y también los factores que se tienen en cuenta para ello. Ahora bien, ¿cómo proseguimos para volver a tener un exterior en condiciones para el confort del interior? Sigue leyendo:

Contactar con una empresa de construcciones verticales

Es imprescindible recurrir a un experto que sepa diagnosticar el estado de la pared para actuar en consecuencia con su solución. Este blog pertenece a Plena Proyectos, un negocio dedicado a la construcción e interiorismo, con proyectos de todo tipo y adaptados a las necesidades de los clientes. Puedes echar un ojo por nuestra web para conocer todos los servicios de rehabilitación que ponemos a tu disposición.

Pedir presupuesto sin compromiso

Ahora que tenemos elegida a la empresa que va a llevar a cabo la obra, hay que pedir presupuesto.Aconsejamos que se trate de un presupuesto cerrado, para que no nos encontremos nunca con una sorpresa en la factura final.

En Plena Proyectos trabajamos los presupuestos con total transparencia, señalando en todo momento los pasos que vamos a seguir y los materiales que necesitaremos para terminar la obra. Partimos de una evaluación con la que podremos decir si se tratará de una rehabilitación simple, o bien profunda.

Investigar si hay subvenciones o ayudas autonómicas

Habitualmente, las comunidades autónomas ofrecen ayudas económicas a los propietarios de viviendas con necesidad de rehabilitación. Estar pendiente de las últimas subvenciones y concesiones nos puede ahorrar mucho dinero.

Recuerda que la solicitud la tramita el administrador de la finca o incluso la propia constructora. Plena Proyectos ofrece al cliente despreocuparse de todos los trámites con un servicio integral que lo acompaña desde el primer momento hasta la finalización de la obra.

Pedir la licencia de obra

Hay que tener en cuenta que hay unos trámites de licencias con el municipio que serán más o menos densos dependiendo del tipo de obra a realizar. Si se tratase de una rehabilitación profunda, será necesario el proyecto del arquitecto, además de la licencia de obra.

Con esto ponemos fin a este artículo en el que hemos tratado de ser lo más didáctico posibles. Esperamos haberos ayudado.

Si necesitáis de un equipo de expertos en rehabilitación de fachadas de edificios, ¡contáctanos!